Pasaje – Tiempo – Mar

Ganadora de la convocatoria 2013 en Fotogalería de Ciencias Económicas - Universidad Nacional de Córdoba.
Ganadora de la convocatoria 2013 en Fotogalería de Ciencias Económicas – Universidad Nacional de Córdoba.

La fotografía parte de su estrecha relación con la realidad, transformándola en la voz de aquel que la ejecuta. Observamos en esta Segunda muestra de la Convocatoria FotoGalería 2013, la variedad de recursos y técnicas fotográficas (analógicas, estenopeicas, experimentales y digitales) utilizadas al servicio  de quienes nos invitan a reflexionar en la intimidad de las imágenes presentadas. Una vez más la técnica al servicio de la capacidad creativa se aparece frente a nosotros como la vida y la muerte; la atracción,  el color en el fondo del mar  y la meditación de la mujer reflejada en el paisaje. Susana Pérez
https://www.gestioncultural.eco.unc.edu.ar/index.php/16-archivo-fotogaleria/419-paisaje-tiempo-mar

Quebrada

Pasó un mediodía. Sentimos un maullido fuerte y lastimoso, de tono grave y masculino. Un gato está en celo, pensé,  aullando felinamente por Clarita, nuestra gata beige. Pero al instante el animal entró a la casa rápido moviéndose en zig zag como una serpiente, y se escondió debajo de la ventana del comedor. Tuvimos que agacharnos para verlo. Era la mismísima Clarita que, agazapada, no dejaba de gemir de dolor. Vimos que arrastraba las patas traseras, escapándose, cuando intentábamos alzarla. No había duda, algún auto o moto la había golpeado y ahora estaba quebrada. El veterinario aseveró contundentemente que era su fémur, que necesitaba operación urgente.

Tres años atrás mi abuela Elma, amante de los gatos, dejó este mundo cuando una moto la rozó en la calle, y su caída derivó en una quebradura de cadera que la llevó a un reposo del cual no salió.

Clarita, en cambio, es joven y aunque su operación la dejó traumatizada una semana, en reposo, en la antigua “pieza de los juegos ” de la infancia, a las dos semanas siguientes se animó a dar vueltas por la casa. Todavía no sale al patio por si misma pero cuando la llevamos allí su instinto sigue intacto. Hasta se animó a bajar de un salto del damasco que usaba de plataforma para subir al techo, antes del trauma. Su operación costó la mitad de un sueldo medio, pero valió la pena. Y su vida.

IMG_9461IMG_9462IMG_9463IMG_9464IMG_9468

 

Ahogo

Ahogo
::Fotografía en film::
(Junto a Romina Arraya)

ScanSalir del útero materno implica un ahogo muy grande, creería que la mayor angustia se da en el pasaje por el cuello de la vagina hacia la vulva y luego, viene el gran grito que libera esa transición donde la vida y la muerte tironean de manera irreversible.

Hay momentos donde siento que la angustia es ese pasaje, y que vuelvo a nacer. Galeano habla de la pequeña muerte, pero no, no es la muerte para mí. Se trata de ese tironeo inicial entre dejar morir un objeto y hacer el duelo, o luchar para que la vida no lo permita.

Aside

Sobre el amor, la levedad y los vectores

tras luz 3Del libro de Italo Calvino, Seis propuestas para el próximo milenio:

Quisiera que, ahora que me dispongo a hablar de Cavalcanti, poeta de la levedad, tuvieran presente esta imagen. En sus poemas, los dramatis personae más que personajes humanos son suspiros, rayos luminosos, imágenes ópticas, y sobre todo esos impulsos o mensajes inmateriales que él llama “espíritus”. Un tema nada leve, como los padecimientos del amor, lo descompone Cavalcanti en entidades impalpables que se desplazan entre alma sensitiva y alma intelectiva, entre corazón y mente, entre ojos y voz. En una palabra, se trata siempre de algo que se distingue por tres características: 1) es levísimo; 2) está en movimiento; 3) es un vector de información.

As pedras de Paraty

Paraty, la ciudad de las bicicletas y las piedras en el suelo, tiene de todo en su centro histórico. Transitar sus calles es una aventura, porque nunca es lo mismo, porque casi nunca uno desemboca en la misma esquina, porque los bares y negocios tienen salida por dos calles por lo menos y porque la alternancia entre mirar hacia abajo para no caerse o pisar un hueco de concreto entre las piedras y entre mirar hacia arriba para no perderse la belleza de carteles, muros, delicias, luces y sombras, hace muy activa la experiencia. Aquí van algunas tomas de lo que pasa “rodillas hacia abajo” en este sitio.